Reseña y resumen de la película The Midwife (2017)

Frot interpreta a Claire, una partera dedicada que trabaja en un hospital de maternidad que pronto cerrarå. Ella es buena en su trabajo y no quiere ceder su propia experiencia al hospital impersonal, impulsado por la tecnología, que se supone que es el camino del futuro. Tiene un hijo (Quentin Dolmaire, conocido recientemente como «My Golden Days») que quiere abandonar la escuela de medicina y seguir los pasos de su madre. Generalmente vive su vida a distancia, con una rutina diaria sobria y una expresión civilizada.

Entre Béatrice (Deneuve), espíritu libre y antigua amante del difunto padre de Claire. Después de ser diagnosticada con un tumor cerebral canceroso, regresa a París para hacer las paces, pero cuando se entera de que es demasiado tarde, decide pagar su deuda kårmica con Claire. Claire no quiere tener nada que ver con Beatrice al principio porque todavía estå enojada con él por haber abandonado a su padre. Por supuesto, dado que se trata de una película, los dos terminan acercåndose casi tan pronto como comienzan a cuidarse el uno al otro.

Si bien Deneuve y Frot sobresalen en el comportamiento contrastante (imprudente versus prudente, espontĂĄneo versus posado), el crĂ©dito es para Provost por crear una pelĂ­cula que propugna un mensaje mundano de una manera algo impredecible. Provost y DP Yves Cape («Holy Motors» y «White Material») filman «The Midwife» en un modo de observaciĂłn realista, similar al trabajo de los hermanos Dardenne, imbuyendo el melodrama con una fuerza bĂĄsica que ayuda al nĂșcleo emocional del guiĂłn. AdemĂĄs, el guiĂłn de Provost no alimenta con cuchara ni intriga a su audiencia, especialmente en la primera mitad, sino que tiene un interĂ©s en ver cĂłmo los temas se desarrollan orgĂĄnicamente, lo que finalmente mantiene los clĂ­max emocionales. Sin embargo, la mejor cualidad de “The Midwife” es su tono amable y cariñoso, un respeto implĂ­cito por las mujeres y sus propios viajes emocionales sin una pizca de piedad o condescendencia.

«The Midwife» eventualmente se transforma en un insĂ­pido registro sentimental en su segunda mitad, que destaca dos subtramas mediocres: el lindo pero mediocre romance con Olivier Gourmet («The Son») y una revisiĂłn a medias del capitalismo tecno en la medicina. campo. Este Ășltimo sufre particularmente de subdesarrollo porque Provost recoge el hilo solo al azar, una pena dado que algunas de las mejores escenas de la pelĂ­cula muestran a Claire simplemente haciendo su trabajo en la sala de maternidad. Es de suponer que Provost querĂ­a conectar la vida personal sin amarres de Claire con su cambiante vida profesional, pero el vĂ­nculo publicado es, en el mejor de los casos, tenue. En general, Provost introduce muchas ideas en la primera mitad de la pelĂ­cula para eliminarlas mĂĄs tarde. A veces esto es efectivo, ya que le da a «The Midwife» una estructura instantĂĄnea, pero otras veces le da a la pelĂ­cula una calidad poco cocida.

Deja un comentario

Esperando la luz (1990) reseña de la película

Es como uno de esos juegos de mesa en los que comienzas con muchas cartas de historias y las intercambias hasta que tienes todos los ingredientes en la mano. La

Ir reseña de la película y resumen de la película (1999)

Cuando sus personajes crean deliberadamente una herida en la carne con un disparo, por ejemplo, la configuraciĂłn y la ganancia nos recuerdan la aguja que se sumerge en el corazĂłn

Reseña de la película The End Of Violence (1997)

La pelĂ­cula en su forma actual, aunque relanzada de una proyecciĂłn fallida en Cannes, es esencialmente un desastre. Las pelĂ­culas funcionan mejor cuando el pĂșblico estĂĄ absorto en la corriente.