Reseña y resumen de la película The Yes Men (2004)

La pelĂ­cula muestra otra conferencia simulada, frente a un grupo de estudiantes de Nueva York. En este, las hamburguesas de McDonald’s ya no estĂĄn y los estudiantes se deleitan mientras el orador simulado se lamenta de que el cuerpo humano es ineficaz en el procesamiento de alimentos. De hecho, el cuerpo elimina el 90 por ciento de todas las calorĂ­as que ingerimos. El desafĂ­o, les dicen, “es reciclar los desechos post-consumo en restaurantes de comida rĂĄpida. ÂĄUna sola hamburguesa se puede comer 10 veces!

Los estudiantes, gracias a Dios, no se sientan ahĂ­. EstĂĄn indignados, lo que significa, sin embargo, que se tomaron el discurso en serio. «¿Crees que te estĂĄs perdiendo algĂșn tipo de elemento humano?» »Pregunta un estudiante. Y un cĂ­nico grita: «¿CuĂĄnto te pagĂł McDonald’s por venir hoy aquĂ­?»

SĂ­, como si McDonald’s realmente reciclara las heces en Cheese McCraps. Vi la pelĂ­cula con asombro y consternaciĂłn. ÂżHemos perdido todo el equilibrio, toda la capacidad crĂ­tica, todos los instintos que deberĂ­an alertar a una persona inteligente de que se estĂĄ jugando una broma? ÂżEs posible la sĂĄtira en un mundo donde nadie la entiende? ÂżLas formas modernas de negocios hablan un lenguaje tan despersonalizado que nadie espera que signifique nada?

Nadie con sentido para la literatura y la poesĂ­a puede leer el tĂ­pico bestseller o libro de autoayuda con seriedad, porque sus seis reglas, sus nueve planes o sus doce fĂłrmulas son tan descaradamente tontas y estĂĄn escritas en prosa, tan insultantemente simples. . Si yo fuera un jefe, despedirĂ­a a cualquier empleador que leyera un libro asĂ­, alegando que no es lo suficientemente inteligente como para trabajar para mĂ­. Si yo fuera un empleado de una empresa que contratara a uno de estos gurĂșs de la motivaciĂłn, renunciarĂ­a con el argumento de que la administraciĂłn habĂ­a sido asumida por personas del grupo.

Pero soy crítico de cine y tengo que decir que «The Yes Men» es asombroso en lo que muestra, pero decepcionante en lo que hace. La película se siente un poco apresurada y desorganizada, como si el metraje disponible se estira mås de lo que quiere. Los realizadores son Dan Ollman, Sarah Price y Chris Smith; Price y Smith hicieron «American Movie» (2000), sin duda el documental mås divertido que he visto en mi vida, y uno de los mejores.

Esta vez, tienen personajes tan coloridos y una historia tan alarmante que contar que la pelĂ­cula funciona a pesar de sus imperfecciones. SĂ­, nos gustarĂ­a saber mĂĄs sobre la infraestructura que respalda a los Yes Men y tener informaciĂłn mĂĄs objetiva sobre la OMC. O tal vez las miradas en blanco en los rostros del pĂșblico con respecto al “apĂ©ndice de visualizaciĂłn de empleados” fĂĄlico inflable nos dicen todo lo que necesitamos saber.

Deja un comentario