Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Trumbo (2015)

Lo que dice mucho sobre ‘Trumbo’: es otra de esas pel√≠culas de Hollywood simplistas, personalizadas y incluidas en la lista negra en las que la gente del cine en la lista negra es inocente, en todos los sentidos imaginables. De hecho, sin embargo, Trumbo fue condenado por un delito: desacato al Congreso, que implic√≥ negarse a responder incluso a un testimonio f√°ctico b√°sico ante un comit√© involucrado en una investigaci√≥n pol√≠ticamente cuestionable pero completamente legal.

El problema de criticar una pel√≠cula como ¬ęTrumbo¬Ľ es que surge despu√©s de d√©cadas de desinformaci√≥n y distorsi√≥n que han dejado la memoria p√ļblica de los eventos que cubre inundada de percepciones err√≥neas generalizadas. Tomemos, como un ejemplo menor, la copia de la portada del DVD de un documental reciente sobre Trumbo, que lo describe como ¬ęuno de los ‘Diez de Hollywood’ incluidos en la lista negra por el Comit√© Antiamericano de la C√°mara de Representantes en la d√©cada de 1940 para las asociaciones comunistas. ¬Ľ

Como declaración de hecho, esta declaración probablemente sería aceptada en efectivo por muchas personas. Pero HUAC nunca incluyó a nadie en la lista negra. Los gerentes de los estudios de Hollywood fueron incluidos en la lista negra después de las audiencias de 1947; durante más de una década, fue una práctica que la mayoría de la gente en la industria apoyó abiertamente o no resistió. El propio Trumbo, aunque admitió que de hecho celebró el Congreso de 1947 y algunos otros con desprecio, insistió enfáticamente en que el gobierno de Estados Unidos y sus viciosos derechistas no eran los culpables de la lista negra, sino Hollywood.

Este es uno de los puntos cruciales que de alguna manera se pierde en ¬ęTrumbo¬Ľ, que es parte de la misma mitolog√≠a confusa que se ha desarrollado alrededor de la lista negra desde la d√©cada de 1970. Esta mitolog√≠a depende de varias confusiones y en alienta a otras (por ejemplo, que el senador Joseph McCarthy tuvo algo que ver con la b√ļsqueda de Hollywood por parte del Congreso; no fue as√≠). Sobre todo, nos invita a ver al Partido Comunista de Estados Unidos como otro partido pol√≠tico m√°s que como el instrumento interno de una tiran√≠a extranjera hostil y ultra-asesina.

Deja un comentario