Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula vendida (2016)

La actriz india Niyar Saikia (14 durante el rodaje) interpreta a Lakshmi con sinceridad y calidez intr√©pidas. Ya tenemos miedo por ella cuando se sube a un tren, luego a un autob√ļs, y literalmente cruza el puente hacia un mundo vasto y peligroso, las calles y la gente api√Ī√°ndose a su alrededor. Luego llega a Happiness House en Kolkata, India, un burdel. Filmada en locaciones de Nepal e India, la pel√≠cula nos da un sentido vibrante y tangible del lugar, el color y el polvo de una antigua ciudad abarrotada, y las capas de secreto y corrupci√≥n bajo las cuales Lakshmi y aquellos como ella est√°n atrapados.

La película hace un gran trabajo al permitirnos entrar en la experiencia física y emocional de Lakshmi. Estamos con ella paso a paso, mientras la conciencia progresiva de lo que ella no sabe comienza a emerger dentro de ella; podemos tener una ventaja, pero difícilmente. Mientras lucha por confiar y complacer a quienes conoce, Lakshmi siente que algo anda mal, especialmente cuando conoce a Mumtaz (Sushmita Mukherjee), una siniestra madre sustituta que ha dejado atrás, quien la armó con sabiduría que será tanto su perdición como su ruina. salvación: “Toda felicidad proviene de pensar en los demás, la miseria de pensar en uno mismo.

Lakshmi es mental y físicamente madura en todos los sentidos para sus depredadores, y lo entendemos. Las siguientes escenas son casi insoportables de ver, pero hay que verlas para creerlas, y me atrevo a decir, presenciarlas, en nombre de quienes experimentan estas atrocidades a diario en todo el mundo. Lakshmi es encarcelada, golpeada, drogada y violada repetidamente hasta que asiente. Resistir, huir o comprometer el secreto del burdel conduce a una brutalidad grotesca.

Sorprendentemente, estas escenas se representan lo suficientemente gr√°ficamente como para transmitir el horror de lo que est√° sucediendo, pero no violan la dignidad del personaje o la actriz. La inteligencia y el ingenio de Lakshmi la ayudan a sobrevivir y vincularse con las otras mujeres de la casa, muchas de las cuales han estado all√≠ durante a√Īos, tratando de pagar las falsas ¬ędeudas¬Ľ que extrae Mumtaz. Estamos empezando a aprender fragmentos de sus historias, y est√°n esbozados lo suficientemente v√≠vidos como para darle a la pel√≠cula una textura cre√≠ble y un enfoque m√°s amplio sobre este tipo de esclavitud.

Deja un comentario