Rese√Īa y resumen del c√≥digo fuente de la pel√≠cula (2011)

¬ŅC√≥mo puede ser esto? Estamos lejos de estar seguros en las primeras escenas, que nos sumergen en su consternaci√≥n. Debido a que parte de la diversi√≥n proviene de desentra√Īar el misterio, le aconsejo que deje de leer ahora, a menos que los √ļtiles comerciales de televisi√≥n ya hayan insinuado el secreto.

Spoilers por delante. Colter se despierta para encontrarse a s√≠ mismo (como √©l mismo) en un laboratorio secreto del ej√©rcito, hablando con una cient√≠fica llamada Colleen Goodwin (Vera Farmiga). Poco a poco se da cuenta de que el tren de cercan√≠as fue destruido por una bomba terrorista y que el cerebro de una de las v√≠ctimas fue cosechado en busca de recuerdos de los √ļltimos ocho minutos antes de la explosi√≥n. Es un primo hermano de la vieja teor√≠a de que la imagen de un asesino permanece impresa en la retina de la v√≠ctima.

Pero escucha. Goodwin y su equipo de inteligencia del ej√©rcito creen que al reproducir esos ocho minutos, pueden descubrir la identidad del terrorista y evitar una explosi√≥n m√°s grande que podr√≠a destruir Chicago. Es porque el terrorista deton√≥ imprudentemente la peque√Īa bomba como advertencia, o algo, no lo s√©. En las pel√≠culas, a los delincuentes les encanta transmitir alarmas y pistas para evitar que lleven a cabo sus planes. Es una variante m√°s sofisticada del s√≠ndrome del asesino parlante.

Ahora viene el contacto humano. Mientras regresa a esos fat√≠dicos ocho minutos una y otra vez, Colter descubre que puede recordar sus visitas anteriores, incluso si para Christina y los dem√°s en el tren, por supuesto, est√°n sucediendo por primera vez. Esta es la paradoja del ‚Äúd√≠a de la marmota‚ÄĚ: recuerdas tus visitas anteriores durante el mismo per√≠odo de tiempo. Colter comienza a cuidar de Christina, lo mejor que puede, como comprender√° cualquiera que haya amado a Michelle Monaghan en ¬ęTrucker¬Ľ (2008). Como ocupante consciente de este cuerpo prestado, aparentemente posee libre albedr√≠o y no necesita duplicar exactamente lo que hizo el dador de la memoria original.

Esto implica la posibilidad de que pueda revivir los recuerdos de los √ļltimos ocho minutos de un hombre y actuar de una manera que afecte el resultado. Si el hombre sobreviv√≠a, ¬Ņde qui√©n tendr√≠a recuerdos, los suyos o los de su visitante? No te vayas. Sin duda el brillante Dr. Rutledge (Jeffrey Wright) de los militares comienza a explicar la experiencia, pero renuncia a su explicaci√≥n, que es nuestra p√©rdida. Si tuvieras un discurso en esa pel√≠cula diciendo con tantas palabras c√≥mo era posible, rivalizar√≠a con los hallazgos de grandes pensadores como el Dr. Moreau, el Dr. Jekyll y el Dr. Frankenstein.

Deja un comentario