Que de Series Peliculas Revisión y resumen de la película Boom Bust Boom (2016)

Revisión y resumen de la película Boom Bust Boom (2016)

Con su uso frecuente de t√≠teres y animaci√≥n poco convencional, ¬ęBoom Bust Boom¬Ľ sugiere lo que habr√≠a jugado un episodio de la vieja escuela de ¬ęBarrio S√©samo¬Ľ si se hubiera centrado √ļnicamente en la crisis de las hipotecas de alto riesgo. No cabe duda de que su ¬ęcarta del d√≠a¬Ľ habr√≠a sido B (de Bubble). Seg√ļn la dramaturga Lucy Prebble, una de las muchas cabezas parlantes de la pel√≠cula, una burbuja es ¬ęun estado de esperanza y emoci√≥n, y estupidez¬Ľ. Es un momento aislado de estabilidad euf√≥rica que est√° garantizado que no durar√°, pero que sin embargo nos lleva a entregarnos al tipo de imprudencia que llev√≥ a Julie Hagerty a perder sus ahorros en ¬ęLost in America¬Ľ. El pr√©stamo de hipotecas a personas que no pueden pagarlas deber√≠a considerarse un delito, pero los delincuentes suelen ser recompensados ‚Äč‚Äčcon rescates gubernamentales. Las mayores risas de la foto vienen gracias a los clips reciclados de ¬ęSouth Park¬Ľ, particularmente en el que los hombres en traje determinan la decisi√≥n m√°s sabia para salvar a una compa√Ī√≠a de seguros. Le cortan la cabeza a un pollo y colocan su cuerpo inquieto sobre una tabla llena de soluciones opcionales, como ¬ęImpuestos a los ricos¬Ľ, ¬ęCorre por las colinas¬Ľ y ¬ęGolpe de Estado¬Ľ. Desafortunadamente, el pollo aterriza en ¬ęBailout¬Ľ, que es s√≥lo una pluma de ¬ęSocialize!¬Ľ

Quiz√°s el aspecto m√°s perturbador de este an√°lisis de Jones y su compa√Īero de redacci√≥n, el profesor de econom√≠a Theo Kockren, es la negaci√≥n que, sin duda, ha mantenido funcionando un sistema fallido. Incluso Alan Greenspan parece haber olvidado su fugaz momento de claridad, cuando admiti√≥ p√ļblicamente que la econom√≠a de libre mercado y la desregulaci√≥n pueden no ser tan infalibles como alguna vez crey√≥. El principal problema, como se√Īal√≥ Paul Krugman, columnista del New York Times, es que el modelo econ√≥mico neocl√°sico favorecido por las universidades no se adapta a la estupidez que a menudo alimenta la codicia. El modelo es, en el mejor de los casos, un √ļtil ¬ęcuento de hadas¬Ľ que podr√≠a resultar una trampa si se confunde con la verdad. En una secuencia fascinante que podr√≠a convertirse en un largometraje documental completo, Jones explora la investigaci√≥n de Laurie Santos, una profesora de psicolog√≠a que ha encontrado paralelos entre el comportamiento de los simios y los humanos en t√©rminos de su irracionalidad compartida. Cuando se le presentan dos cantidades id√©nticas de comida, un mono elige la cantidad que promete ser mayor, incluso si se ha demostrado repetidamente que esa promesa es falsa. Santos cree que nuestras estrategias de mercado se rigen por los mismos instintos evolutivos arcaicos y su argumento es tremendamente convincente.

Obviamente ausentes de las clases de econom√≠a que ensalzan la seguridad eminente del capitalismo, hay alguna menci√≥n de las burbujas anteriores que reflejaban nuestra crisis actual, desde la ¬ętulipoman√≠a¬Ľ de 1637 hasta la burbuja del Mar del Sur que perdi√≥ impulso. Fortuna para Sir Isaac Newton . Nuestra era de prosperidad antes de 2008 no fue tan diferente de la de 1928, cuando el presidente Calvin Coolidge (que aparece aqu√≠ en forma de marioneta) surgi√≥ del brillante futuro de Estados Unidos durante su Estado de la uni√≥n. Sus letras se hacen eco inquietantemente de las del propio discurso del presidente George W. Bush en 2006, que Jones yuxtapone con su marioneta Coolidge flanqueada por un coro sarc√°stico. La distribuci√≥n desigual actual de la riqueza en Estados Unidos tampoco es tan diferente de la de los locos a√Īos veinte, dado que el cinco por ciento m√°s rico de los estadounidenses ten√≠a un tercio de todos los ingresos personales antes del colapso de 1929. Y al igual que profetas como Roger Babson y Paul Warburg advertido de la inminente Gran Depresi√≥n a√Īos antes de que ocurriera (y, comprensiblemente, fue ignorada), el economista Hyman Minsky ha sido aclamado como p√≥stumo por su hip√≥tesis de inestabilidad financiera, que no fue escuchada hasta que inevitablemente se hizo realidad ocho. hace a√Īos. El uso m√°s inspirado de la pel√≠cula de marionetas le permite al hijo real de Minsky, Alan, reunirse con su padre, cuyas palabras son de una relevancia estimulante incluso cuando se pronuncian a trav√©s de la boca.

Deja un comentario

Related Post