Que de Series Peliculas Revisión y resumen de la propuesta (2019)

Revisión y resumen de la propuesta (2019)

La misteriosa trama del documental comienza en un callej√≥n sin salida: una rica mujer suiza llamada Federica. Recibi√≥ los derechos sobre el arte como regalo de compromiso de su esposo y desde entonces los ha mantenido como parte de la empresa sueca de muebles propiedad de su esposo, Vitra. M√°s claramente, protegieron el nombre y los dise√Īos de Barrag√°n, sin el acento. Miles de dibujos, cartas, planos, sue√Īos, todos guardados en archivos privados. Incluso las fotograf√≠as de la arquitectura de Barrag√°n en M√©xico no se pueden distribuir, aunque puedes ver los edificios por ti mismo (como lo hace Magid, pasando tiempo en Barrag√°n’s). Esta propiedad ha impedido que el resto del mundo la vea, mientras que Federica afirma en correspondencia con Magid que est√°n usando los archivos para crear un proyecto masivo sobre su trabajo.

Barrag√°n muri√≥ en 1988 y Federica no se muestra en c√°mara, la pel√≠cula crea personajes esquivos y enigm√°ticos con su enfoque sensible a la presencia de todos en esta historia. Las cartas de Federica las lee otra persona, pero ella es omnipresente, sobre todo porque sus cartas van acompa√Īadas de planos exteriores que estudian la sede de Vitra, un monstruo monstruoso, en su mayor√≠a monocromo, de paredes de acero inclinadas, como un bastardo abandonado de la arquitectura de Barrag√°n. Mientras Magid comparte sus cartas, Federica en un momento afirma que hay cosas solitarias en los archivos. El montaje de Magid nos lleva de regreso a la sede de Vitra, haci√©ndonos preguntarnos qu√© tan aislante debe ser ver el arte como propiedad privada.

Y mientras Barrag√°n y Federica est√°n fuera de la pantalla, Magid es claramente gentil con su propia presencia de c√°mara, a menudo filmarse a s√≠ misma desde atr√°s, siempre haci√©ndose secundaria al arte con el que comparte el encuadre. A su manera respetuosa, es como un personaje de Antonioni, su presencia secundaria a los entornos masivos e imponentes que el espectador estudia a trav√©s de la atm√≥sfera, no de la exposici√≥n. Incluso su voz en off, que acompa√Īa los pasajes desde su casa de Barrag√°n, tiene el silencio de quien habla en voz baja en un museo.

Deja un comentario

Related Post