Rosencrantz y Guildenstern Are Dead (1991) reseña de la película

Como obra de teatro, «Rosencrantz y Guildenstern» es fascinante; utilizamos nuestro conocimiento de «Hamlet» para reconstruir las acciones medio vislumbradas e incompletas de los principales actores, cuyas famosas escenas vemos una línea o un momento a la vez. Como película, este material, adaptado libremente por Stoppard, es aburrido e interminable. Se asienta sobre la pantalla y apenas se mueve.

¿Qué no salió bien? Dado que la obra original es un gran triunfo, es tentador culpar a Stoppard de una forma u otra. O su reescritura fue demasiado dråstica, sus referencias anacrónicas a inventos futuros son una distracción, su cåmara no es segura o su elenco (Gary Oldman y Tim Roth) estå mal elegido.

Ninguna de estas explicaciones servirĂĄ. La rĂ©Ă©criture jouerait avec autant de succĂšs sur scĂšne que l’original, je suppose, et les anachronismes ne m’ont pas dĂ©rangĂ©, et la direction est compĂ©tente et le casting dĂ©fendable au motif qu’Oldman et Roth ont Ă©tĂ© intĂ©ressants auparavant et le seront de nuevo. . No, creo que el problema es que este material nunca fue diseñado para ser pelĂ­cula y difĂ­cilmente puede funcionar como pelĂ­cula.

La experiencia teatral «Rosencrantz y Guildenstern», que vi en Londres cuando se emitiĂł por primera vez en la dĂ©cada de 1960, fue un juego de tenis intelectual entre el dramaturgo y el pĂșblico, con el texto original de Shakespeare como la red. HabĂ­a audacia y libertad en la forma en que los personajes de Stoppard se escondĂ­an en las alas de la tragedia mĂĄs desconcertante de Shakespeare, perdiendo el sentido e inflando su propia importancia: estas eran las hormigas, menos la fĂĄbrica de ‘ĂĄrbol de caucho’. La tensiĂłn entre lo que estaba en el centro del escenario y lo que habĂ­a detrĂĄs de escena fue el tema de toda la noche.

No hay backstage en las pelĂ­culas. La cĂĄmara es un instrumento literal que fotografĂ­a con precisiĂłn lo que se coloca frente a ella y nos ha enseñado a creer que lo que estamos mirando es lo que deberĂ­amos estar mirando. Cualquier mĂ©dium que pueda convertir a Mark Harmon en una estrella puede convertir a Rosencrantz y Guildenstern en hĂ©roes. En cuanto a Hamlet y su tĂ­o, Gertrudis, Ofelia, Polonio, Laertes, si son tan importantes, ÂżdĂłnde estĂĄn? Si Rosencrantz y Guildenstern fueran personajes interesantes por sĂ­ mismos, esta pelĂ­cula aĂșn podrĂ­a sobrevivir a su medio. Pero no lo son. No son entidades y, por lo tanto, estĂĄn destinadas. La actuaciĂłn mĂĄs memorable en «Rosencrantz y Guildenstern» es la de Richard Dreyfuss, como protagonista principal de la tropa visitante, y se vuelve memorable a la antigua, robĂĄndose sus escenas.

Deja un comentario

Reseña y resumen de la película Staying Alive (1983)

La película tiene una trama extremadamente simple. Extremadamente. Han pasado seis años desde que Tony Manero (John Travolta) miró con envidia las luces de Manhattan al final de «Saturday Night

Reseña y resumen de la película El Rey León (1994)

Los villanos son a menudo los personajes mĂĄs memorables en una pelĂ­cula animada de Disney, y Scar es uno de los grandes, ayudado por una manada de hienas que actĂșan

Reseña y resumen de la película Pequeños Gigantes (1994)

Mira “Pequeños gigantes”, escrita por James Ferguson, Robert Shallcross, Tommy Swerdlow y Michael Goldberg. ÂżQuĂ© quieres decir con que esta es una de las pelĂ­culas mĂĄs tontas que has visto?