Shadow Conspiracy (1997) rese√Īa de la pel√≠cula

El presidente (Sam Waterston) amenaza con poner fin a todos los gastos federales. Su jefe de personal (el siniestro Donald Sutherland) no puede tenerlo. Un asesino experto (Stephen Lang) es enviado para matar a aquellos que expondr√≠an el complot de Sutherland. Lang es experto, pero no sutil; tira del pelo a las mujeres, vuelca carritos de lavander√≠a, deambula por lugares p√ļblicos disparando su arma e intenta asesinar al presidente con un helic√≥ptero de juguete que dispara ametralladoras reales. (Si alg√ļn estudiante de la Segunda Ley de Newton est√° leyendo esto, espero que explique por qu√© un juguete que pesa cinco libras no quedar√≠a inutilizado por el retroceso de estas armas). La pel√≠cula comienza con el asalto al centro de estudios de conspiraci√≥n, donde todos de los investigadores aparentemente son sordos, ya que ninguno de ellos escucha nada cuando Lang dispara a su primera v√≠ctima a trav√©s de un cristal. M√°s tarde, Sheen vuelve a la conspiraci√≥n y Lang lo persigue a trav√©s de Washington; la persecuci√≥n conduce a una de mis ubicaciones favoritas de instant√°neas, una f√°brica de Steam & Sparks, llamada as√≠ porque aparentemente solo produce vapor y chispas. Desde la f√°brica, Sheen se sumerge en un r√≠o, escapa por una cascada y se seca con el ventilador de aire caliente en un ba√Īo de hombres (no lo olvidar√© pronto cuando dirig√≠ la r√°faga de aire por la parte delantera de sus pantalones). Oh, casi olvido que el metraje comenz√≥ con Sheen sobreviviendo a una ca√≠da desde una plataforma de lavado de ventanas de gran altura. (‚ÄúEs curioso c√≥mo 24 horas en esta ciudad pueden ponerte del otro lado de la valla‚ÄĚ, dijo el fil√≥sofo). Dud√© especialmente de algunos de los detalles t√©cnicos. Sheen piratea una base de datos secreta de seguridad nacional para descubrir el destino de un colega y lee en la pantalla: ¬ęHecho con extremo prejuicio. Autorizado por Jacob Conrad. Conrad es el personaje de Sutherland. Estoy seguro de que las agencias gubernamentales secretas registran cuidadosamente todos sus asesinatos en sus bases de datos.

Luego est√° el asunto de los sat√©lites de vigilancia utilizados por los conspiradores de la Casa Blanca para localizar a Sheen y Hamilton en su Jeep. Comenzando con una vista del hemisferio, las c√°maras esp√≠a aparentemente pueden escanear cada matr√≠cula en Washington y encontrar la suya propia, no una, sino varias veces. Estoy pensando (a) ¬Ņc√≥mo es que el autom√≥vil nunca est√° estacionado en un garaje, o apunta en la direcci√≥n equivocada, o debajo de un √°rbol? y (b) ¬Ņes este m√©todo de rastreo realmente la forma m√°s f√°cil de detectar a dos personajes famosos conduciendo por el centro de Washington en un Jeep descubierto? Tales disputas no frenan f√°cilmente al director George P. Cosmatos, cuyos cr√©ditos incluyen ¬ęRambo II¬Ľ, ¬ęCobra¬Ľ y ¬ęLeviathan¬Ľ. Su pel√≠cula contiene una escena con Lang conduciendo una motocicleta persiguiendo a Sheen en el metro y en las v√≠as. Los cin√©filos con larga memoria recordar√°n esta racha en su encarnaci√≥n original, muy superior, en ¬ęDiva¬Ľ (1982). Sin embargo, s√≥lo los cin√©filos con muy, muy poca memoria deber√≠an intentar ver ¬ęShadow Conspiracy¬Ľ.
.

Etiquetas: ,

Deja un comentario