Song of the Lake Sway (2018) rese√Īa de la pel√≠cula

Suena como un pretexto inestable para la trama de una pel√≠cula y lo es, incluso si el escritor / director Ari Gold (s√≠, ese es su nombre real; su padre fue el novelista Herbert Gold, quien tambi√©n fue un colega acad√©mico de Vladimir Nabokov) lo usa perif√©ricamente Enf√≥cate filos√≥ficamente en los se√Īuelos de la m√ļsica grabada, y el hermano m√ļsico de Ari, Ethan, responsable de la banda sonora, la usa para construir pastiches razonablemente cre√≠bles de m√ļsica de √©poca.

De muchas otras formas, la pel√≠cula se presenta como una historia muy confusa sobre la mayor√≠a de edad. Pensando en irrumpir en una casa abandonada, Ollie y Nikolai encuentran atractivos lugare√Īos en la propiedad y los ahuyentan, pero no antes de que noten a uno de los m√°s atractivos, una joven que se llama Isadora (Isabelle McNally), por quien nunca adivinar√©.

Luego, la abuela de Ollie (Mary Beth Peil) y el ama de llaves (Elizabeth Pe√Īa) se presentan. La abuela parece ser una cabra vieja y robusta, que se opone en√©rgicamente a las ruidosas motos de agua y a los rapaces planes de uso de la tierra que invaden el lago que lleva su apellido. Pero tambi√©n es arrogante, reservada, sinceramente desde√Īosa con los lugare√Īos. La pel√≠cula gira suavemente entre los polos de su historia, sin aterrizar nunca satisfactoriamente en ninguno de ellos.

Gold parece ser el m√°s entusiasta con las cosas de los coleccionistas de discos. Ollie recuerda con cari√Īo el entusiasmo anal√≥gico de su padre suicida: cuando la aguja golpeaba el surco, pap√° sol√≠a decir, hab√≠a un ‘crujido en el que podr√≠as vivir’. Cuando Ollie alcanza un 78 en el sistema de alta fidelidad, entra en √©xtasis: ‚Äú¬°Escucha! ¬°Escucha! Su voz est√° mal, no es perfecta, ¬°por eso es mejor! Sabes, hay docenas de foros de Internet fan√°ticos del vinilo donde podr√≠a leer una calificaci√≥n m√°s alta de este tipo de charla completa. No necesito una pel√≠cula para experimentarlo.

Adem√°s, creo que deber√≠a haber una moratoria indefinida para que los cineastas varones construyan santuarios para la mirada de cachorro herido que tienen cuando fueron a una fiesta cuando eran adolescentes y se encontraron con la chica que les ¬ęgustaba¬Ľ tener con otra. chico. En ¬ęThe Song of Sway Lake¬Ľ y tantas otras im√°genes, tal escena no tiene otro prop√≥sito que resaltar, bueno, no tanto el dolor de la adolescencia inc√≥moda como el perpetuo aborrecimiento de los derechos de los adolescentes. ¬ę¬°¬ŅC√≥mo se atreve ella ?!¬Ľ

El encanto de la escenograf√≠a, y una actuaci√≥n tranquila y digna de la Sra. Pe√Īa en lo que ahora puede ser su √ļltima aparici√≥n en una pel√≠cula, terminan siendo los principales valores redentores aqu√≠.

Deja un comentario