Southern Comfort (1981) reseña de la película

Los guardias son claramente extraños en una tierra extranjera y cometen errores fatales desde el principio. Cortan las redes de un pescador cajĂșn, «toman prestados» tres botes cajĂșn y se burlan de los cajunes disparĂĄndoles balas de ametralladora. Los cajunes no se divierten. Al final de la pelĂ­cula, los guardias habrĂĄn sido disparados, empalados, ahorcados, ahogados en arenas movedizas y atacados por perros salvajes. Y todo el tiempo estĂĄn tratando de protegerse con una parodia de la disciplina militar, mientras chapotean en cĂ­rculos y los helicĂłpteros de rescate rugen innecesariamente sobre sus cabezas. Toda esta acciĂłn se muestra con gran efecto en “Southern Comfort”. La pelĂ­cula retrata a los pantanos como un mundo de peligrosa belleza. Verdes, amarillos y marrones brillan bajo el sol, y los pĂĄjaros raros se llaman entre sĂ­, y los cajunes se deslizan silenciosamente detrĂĄs de los ĂĄrboles mientras los guardias deambulan burlĂĄndose de ellos mismos. «Southern Comfort» es una pelĂ­cula de profesionalismo inquebrantable.

TambiĂ©n, desafortunadamente, estĂĄ tan comprometido con su visiĂłn alegĂłrica que nunca cobra vida como una historia de personas. Ésta es la principal debilidad de su director, el talentoso joven Walter Hill, cuyos crĂ©ditos incluyen «The Warriors», «The Driver» y «The Long Riders». Sabe cĂłmo hacer que una pelĂ­cula se vea genial y cĂłmo llenarla de energĂ­a y estilo. Pero sospecho que no estĂĄ seguro de las dimensiones humanas de sus personajes. Y para encubrir eso, los convierte en palos mĂĄs grandes que la vida, unidades simbĂłlicas que representan todo menos a ellos mismos. Esta tendencia se llevĂł al extremo en «El conductor», un thriller en el que a los personajes se les dio tĂ­tulos (el conductor, la niña) en lugar de nombres. Este tambiĂ©n fue el enfoque de Hill en «The Warriors», que tradujo la guerra de bandas de Nueva York a los tĂ©rminos del mito griego. Su enfoque me molestĂł tanto en «The Warriors» que ahora creo que olvidĂ© algunas de las cualidades reales de esta pelĂ­cula. Me molesta de nuevo en «Southern Comfort».

ÂżQuiĂ©nes son estos hombres? De los Cajuns no aprendemos nada: son asesinos invisibles. Sin embargo, de los guardias aprendemos poco mĂĄs. Uno estĂĄ inflado de autoridad. Uno tiene la intenciĂłn de cuidarse a sĂ­ mismo. Uno es dĂ©bil, el otro es fuerte, y solo el hombre interpretado por Keith Carradine parece algo equilibrado y cuerdo. Una vez que entendemos las etiquetas psicolĂłgicas, no hay mĂĄs sorpresas. Y una vez que entendemos la estructura de la pelĂ­cula (los guardias cruzan los pantanos, quedan atrapados uno por uno), la Ășnica pregunta que queda es si alguno de ellos finalmente sobrevivirĂĄ.

Deja un comentario

The Company You Keep (2013) reseña de la película

Sin embargo, como tantas grandes estrellas antes que Ă©l, Redford, ahora de 76 años, se niega resueltamente a dar un paso suave en esta buena antigĂŒedad. En «The Company You

Reseña de la película Road Games y resumen de la película (2016)

Lo mĂĄs importante: Pastoll trata las pistas sobre el pasado de sus personajes como si fueran la Ășnica carta que guarda en la manga. Esto es un problema ya que

Just Another Love Story (2009) reseña de la película

En este punto, si Jonas (Anders W. Berthelsen) hubiera visto gente negra, diría: «No sé quién es Sebastian, pero mi nombre es Jonas». Hace una pausa por un momento fatídico