The Boy Behind the Door (2021) rese√Īa de la pel√≠cula

En un flashback seis horas antes del secuestro, Bobby (Lonnie Chavis de ¬ęThe Water Man¬Ľ) y Kevin (Ezra Dewey, protagonista de la secuela de los realizadores de ¬ęThe Djinn¬Ľ) revelan una relaci√≥n f√°cil y divertida mientras caminan hacia su juego de b√©isbol con uniformes verdes y blancos a juego. Lanzan una pelota de un lado a otro y sue√Īan con huir de su peque√Īa ciudad para visitar California, prometiendo que ser√°n ¬ęamigos hasta el final¬Ľ, y es el tipo de v√≠nculo intenso que comparten los mejores amigos. Cuando son preadolescentes, antes de la pubertad los golpes a las ni√Īas se convierten en una distracci√≥n.

Eso es todo lo que sabemos sobre ellos, pero es suficiente. Porque una vez que se encuentran en peligro, su lealtad entre ellos es lo que les ayuda. Al principio, no vemos qui√©n se los llev√≥, solo vemos a Kevin siendo levantado del maletero de un autom√≥vil y Bobby dejado atr√°s para patear y gritar a trav√©s de la cinta adhesiva que cubre su boca. El ni√Īo inteligente que es, sin embargo, Bobby encuentra una manera de liberarse y correr hacia un lugar seguro, solo para escuchar los gritos de Kevin resonando a trav√©s de una casa de ladrillos gigante en la colina detr√°s de √©l. El tiempo parece haberse detenido en este lugar con su televisor en blanco y negro y su tel√©fono de marcaci√≥n giratoria, algunas bombas solitarias que gem√≠an afuera brindando el √ļnico ruido o movimiento por millas. (Una calcoman√≠a de ¬ęMake America Great Again¬Ľ en la parte trasera de un autom√≥vil estropeado es vagamente divertida, pero parece gratis, y nos saca del ambiente brumoso de la pel√≠cula).

La mayor parte de ¬ęEl ni√Īo detr√°s de la puerta¬Ľ encuentra a Bobby entrando a escondidas y, literalmente, con bastante frecuencia, escondi√©ndose detr√°s de una puerta u otra mientras est√° escondido, tratando de encontrar a su amigo mientras frustra a sus captores. A medida que el d√≠a se convierte en noche y la casa chirriante se oscurece, los directores y el director de fotograf√≠a Julian Estrada usan rayos de luz dram√°ticos para iluminar pasillos amenazantes y cuartos estrechos. Tambi√©n hacen un uso efectivo del silencio, haciendo que contengamos la respiraci√≥n como ni√Īos para evitar que nos encuentren. Chavis y Dewey est√°n llamados a hacer muchas cosas f√≠sica y emocionalmente dif√≠ciles, y a menudo tienen que hacerlo solos, ya que est√°n separados durante la mayor parte de la pel√≠cula, lo que hace que sus actuaciones sean a√ļn m√°s impresionantes. Son ni√Īos claramente fuertes e inteligentes, pero tambi√©n sensibles y gentiles, y toman medidas l√≥gicas y razonables en sus esfuerzos por escapar. Esta no es una de esas pel√≠culas de terror exasperante donde los personajes toman decisiones innecesariamente tontas para ponerse en mayor peligro.

Deja un comentario