The Hunting Ground (2015) rese√Īa de la pel√≠cula

Es una broma un poco cruel que Dick & Ziering abran su pel√≠cula con videos caseros de ni√Īos de secundaria leyendo sus cartas de aceptaci√≥n con la melod√≠a de ¬ęPomp & Circumstance¬Ľ. Y, sin embargo, es apropiado porque establece un tema muy importante en ¬ęThe Hunting Ground¬Ľ: el del adolescente optimista y con los ojos muy abiertos que realmente solo quiere obtener una educaci√≥n, pero le han vendido una factura falsa. la seguridad. Para que no piense que todo esto podr√≠a ser excesivo para el impacto cinematogr√°fico, los realizadores salpican toda la pel√≠cula con hechos asombrosos. 16-20% de los estudiantes universitarios ser√°n agredidos sexualmente. M√°s a√ļn no lo denunciar√° por temor a caer en la categor√≠a de v√≠ctima o tener que lidiar con una administraci√≥n y una sociedad pronta a culpar a la v√≠ctima. Cuando una v√≠ctima de violaci√≥n informa que el administrador al que denunci√≥ el delito compar√≥ la violaci√≥n con un partido de f√ļtbol, ‚Äč‚Ä謼¬Ņqu√© habr√≠a hecho de otra manera en el juego?¬Ľ ¬Ľ- Literalmente quer√≠a empezar a gritar. Y eso es lo que quieren Dick & Ziering. Deber√≠amos gritar.

Contin√ļan las estad√≠sticas. En 2012, el 40% de todas las universidades informaron que no hab√≠an sufrido agresi√≥n sexual. Si hay alguien que realmente crea que 2 de cada 5 campus universitarios en este pa√≠s no fueron agredidos sexualmente ese a√Īo, me asombra que sepa c√≥mo usar Internet. Lo que en realidad est√° sucediendo es una protecci√≥n muy cuidadosa de la marca que es una reputaci√≥n universitaria. Y est√° sucediendo en todas partes. Incluso en un lugar como Harvard, la gente hace preguntas como ¬ę¬ŅPor qu√© no peleaste con √©l?¬Ľ En la Universidad de Virginia, tuvieron CERO expulsiones por agresi√≥n sexual en el mismo per√≠odo de tiempo que 183 por hacer trampa y otras violaciones acad√©micas. Echar a los tramposos parece mejor para los padres que cortan cheques que decirles que su hijo puede no estar seguro. Y este ambiente de negaci√≥n permite a los reincidentes, que cometen un promedio de SEIS agresiones. En algunos casos, est√°n literalmente protegidos en instalaciones deportivas. La seguridad del campus de Notre Dame no puede comunicarse con los atletas por ning√ļn motivo, a pesar de que se ha informado de una violaci√≥n.

Como director, Dick sabe c√≥mo armar un expediente, intercalando entrevistas con estad√≠sticas que retratan una epidemia, una crisis, un problema grave para todos los estadounidenses de todas las edades. M√°s importante a√ļn, empoderan a las v√≠ctimas, brind√°ndoles una plataforma desde la cual hablar que las instituciones a las que han apoyado a trav√©s de la asistencia y la matr√≠cula no tienen. Y concentran la mayor parte de su energ√≠a en dos mujeres j√≥venes de Carolina del Norte, Andrea Pino y Annie E. Clark, que fueron violadas en su campus y convirtieron sus historias en gritos de guerra por el cambio en todo el pa√≠s. Al igual que lo hicieron con Kori Cioca en ¬ęLa guerra invisible¬Ľ, los directores exhiben un hero√≠smo genuino en Pino y Clark, dos personas que defendieron los derechos de las v√≠ctimas y terminaron revelando la profundidad de un tema que ni siquiera creo que hayan supo. era tan frecuente. ¬ęThe Hunting Ground¬Ľ podr√≠a haber sido una serie de estad√≠sticas inquietantes e historias personales, pero los directores saben que son los sobrevivientes quienes est√°n tratando de lograr el cambio que inspirar√° a los espectadores a apoyar la acci√≥n necesaria para que esto suceda.

Deja un comentario