Todo se ha ido Pete Tong (2005) rese√Īa de la pel√≠cula

√Čl y su manager Max (Mike Wilmot) comparten una dolorosa verdad: ¬ęEn general, el negocio de la m√ļsica, aparte del ejemplo obvio, ha estado dominado por personas que pueden o√≠r¬Ľ. (Cuando escucho una l√≠nea como esa, estoy dividido entre la admiraci√≥n por la escritura y la preocupaci√≥n por los miembros de la audiencia que se preguntan cu√°l es el ejemplo obvio). Frankie se vuelve loco una noche y se lleva a cabo de su club y fuera de su casa. de su mundo.

¬ęIt’s All Gone Pete Tong¬Ľ presenta la historia de Frankie en forma de un documental simulado. Al igual que el reciente ¬ęIncidente en el lago Ness¬Ľ de Werner Herzog y Zak Penn, se debe hacer un esfuerzo para difuminar la l√≠nea entre la realidad y la ficci√≥n. Insiste en el hecho de que Frankie Wilde era un verdadero disc jockey y cuestiona a los testigos ¬ęreales¬Ľ de su ascenso y ca√≠da; hay sitios web falsos que hablan de su leyenda, pero la pel√≠cula es ficticia. Sin embargo, realmente hay un Pete Tong; es un disc jockey brit√°nico al que se le ve entrevistando a Frankie en un doc-in-the-mock.

El t√≠tulo tambi√©n es cierto. ¬ęIt’s All Gone Pete Tong¬Ľ es la jerga que rima de Cockney para ¬ęEverything Gone Wrong¬Ľ, y eso es lo que le pas√≥, vale, a Frankie Wilde. Su esposa e hijo salen del apuro, su gerente se desespera y Frankie cae en un pantano de des√°nimo, alcohol y coca√≠na. De vez en cuando es atacado por un osito de peluche grande y alucinante, que me recuerda a los murci√©lagos que atacaron a Hunter S. Thompson camino a Las Vegas. Hay un punto en el que tiene cartuchos de dinamita adheridos como una corona a su cabeza, pero la pel√≠cula era un poco man√≠aca en ese momento y no estoy muy seguro de si la dinamita era real o una fantas√≠a. Real, creo.

El arco descendente de los dos primeros actos de la pel√≠cula se vuelve desgarrador y, sin embargo, perversamente divertido por la actuaci√≥n de Paul Kaye, un comediante brit√°nico que ve a Frankie como un payaso que reacciona exageradamente incluso en la desesperaci√≥n. Luego viene el saludo en forma de una logopeda llamada Pen√©lope (Beatriz Batarda), que comienza ense√Ī√°ndole a Frankie a leer los labios y termina salv√°ndole la vida y haci√©ndola feliz nuevamente. Gran parte de la soluci√≥n implica el descubrimiento de Frankie de que puede sentir las vibraciones de la m√ļsica a trav√©s de las plantas de los pies; El descubrimiento llega porque, como asegura en un momento, es ¬ęla Imelda Marcos de las chanclas¬Ľ.

Deja un comentario