Todos en nuestra familia (2012) rese√Īa de la pel√≠cula

Lo que hace que la pel√≠cula funcione es la autocompasi√≥n constante y c√≥mica de Marius, quien en un momento incluso profesa un amor loco por Otilia y dice que deber√≠an volver a estar juntos. Es un gran momento para la actriz Mihaela Sirbu, quien logra transmitir ese peque√Īo destello de diversi√≥n que a√ļn baila dentro de ella, haci√©ndonos saber que Marius y Otilia probablemente fueron una gran pareja hace mucho tiempo. En este momento, la pel√≠cula se est√° reproduciendo casi como una versi√≥n del fregadero de la cocina de ¬ęHis Girl Friday¬Ľ, con el loco Marius tratando de salvar a Otilia de una vida de aburrimiento con Aurel el fuddy-duddy. Incluso le cita poes√≠a y su expresi√≥n deja en claro que nadie lo ha hecho durante mucho, mucho tiempo.

No tan extrema como ¬ęAurora¬Ľ de Cristi Puiu, que esper√≥ unas dos horas antes de permitir que los eventos se fusionaran en una especie de intriga, la pel√≠cula de Jude, no obstante, se toma su tiempo para establecer su pieza central. La primera mitad est√° construida casi en su totalidad con peque√Īos no eventos, lo que est√° en l√≠nea con la tendencia reciente en el nuevo cine rumano, del cual Puiu es el santo patr√≥n: una serie de pel√≠culas convincentes y premiadas que redefinen el realismo en pantalla en su devoci√≥n. . al proceso, duraci√≥n y detalle.

La √ļltima toma de la pel√≠cula es impresionante de una manera discreta que me hizo pensar en la escena final de una de mis pel√≠culas favoritas de los √ļltimos a√Īos, ¬ęEl ni√Īo en la bicicleta¬Ľ. El personaje principal, sangrando y conmocionado, pero ya retomando sus viejas costumbres, como indica el cigarrillo que est√° encendiendo, simplemente se aleja de la c√°mara y camina por una calle concurrida. Hemos sido testigos del violento trastorno que experiment√≥ (y provoc√≥), pero nos vemos obligados a dejarlo ir en el momento en que sus nervios comienzan a calmarse. Lo que sugiere Jude es que Marius es un hombre apasionado y vol√°til que encajar√≠a mejor en otro per√≠odo de la historia. Si hubiera vivido en la √©poca medieval, ser√≠a el tipo que incendia tres pueblos para llamar la atenci√≥n de una ni√Īa o inicia una guerra por una muestra de afecto inapropiada. Jude no nos hace admirarlo, pero no nos deja m√°s remedio que reconocer cu√°nta vida hay en el chico.

Deja un comentario