Todos los hombres de la reina (2002) reseña de la película

La acciĂłn en la pelĂ­cula serĂ­a ridĂ­cula de todos modos, pero es aĂșn mĂĄs especial en una comedia de travestismo. Hay una racha larga en la que Tony, el personaje de Izzard, hace una inconfundible Marlene Dietrich frente a un pĂșblico de nazis muy entusiastas. Seguramente saben que Ă©l es, si no un espĂ­a, al menos una drag queen. No estoy tan seguro. Me temo que la pelĂ­cula darĂĄ la impresiĂłn de que los nazis piensan que es una mujer sexy, lo que sorprenderĂĄ a cualquiera que conozca a Eddie Izzard, incluido Eddie Izzard.

Mientras miraba la pelĂ­cula, se me ocurriĂł que Tony Curtis y Jack Lemmon no eran mĂĄs convincentes como mujeres en «Some Like It Hot». Y, sin embargo, los compramos en esta comedia, y sigue siendo un clĂĄsico. ÂżPor quĂ© funcionaron, cuando los Queen’s Men claramente no lo hacen? MĂĄs allĂĄ de la inevitable diferencia en el talento real, ÂżpodrĂ­a tener algo que ver con el uso del color? El blanco y negro funciona mejor para muchos tipos de comedia, ya que enfatiza el diĂĄlogo y el movimiento mientras disminuye la importancia de los modos y elimina el contenido emocional de los diferentes colores. Billy Wilder luchĂł por el b & w en “Some Like It Hot” porque creĂ­a que sus drag queens nunca serĂ­an aceptadas por el pĂșblico en color, y tenĂ­a razĂłn.

El casting tambiĂ©n es un problema. Matt LeBlanc no tiene cabida en esta pelĂ­cula en ningĂșn papel que no sea, quizĂĄs, el de un nazi que cree que Eddie Izzard es una mujer. Lo tiene todo mal para el papel principal, sin ligereza, humor, simpatĂ­a por sus compañeros espĂ­as y sincronizaciĂłn cĂłmica. Puedo imaginar esta pelĂ­cula como una comedia britĂĄnica en blanco y negro, alrededor de 1960, protagonizada por Peter Sellers, Kenneth Williams, et al. Pero ahora mismo, con este elenco, esta pelĂ­cula no tiene remedio.

Deja un comentario