Último hombre en pie (2021) crítica de la película

Est√° claramente obsesionado con esta historia y sus teor√≠as sobre lo que sucedi√≥, y esa obsesi√≥n lo envi√≥ a una madriguera de an√©cdotas que han empa√Īado sus habilidades de direcci√≥n como nunca antes. ‚ÄúLast Man Standing‚ÄĚ es una pel√≠cula sorprendentemente dispersa de un director que normalmente tiene una mano segura y personal sobre sus proyectos. Decir que no puede encontrar una gu√≠a aqu√≠ ser√≠a un eufemismo, ya que salta a la escena del rap de los 90, revisita vidas que han sido bien documentadas hasta la fecha y luego rebota en algunas teor√≠as nuevamente, solo para asegurarse de que no lo ha hecho. No los olvid√©. Est√° claro que Broomfield no dej√≥ nada atr√°s, y su inversi√≥n personal en las historias de Wallace, Shakur y, verdaderamente, Russell Poole, descarril√≥ su capacidad para convertir todas sus emociones y pensamientos en una pel√≠cula cohesiva y preciada.

Gran parte de ¬ęLast Man Standing¬Ľ consiste en entrevistas con personas que fueron tomadas en la poderosa red de Marion ¬ęSuge¬Ľ Knight, directora de Death Row Records en los 90. En lugar de comenzar con las biograf√≠as de Tupac y Biggie, Broomfield al menos entiende que probablemente sean bien conocidos ahora; pone mucha energ√≠a en lo que era estar en el mundo de Knight en los a√Īos 90, cuando Tupac se estaba convirtiendo en un nombre familiar. Afiliaciones a pandillas, estallidos de violencia, roles altamente sexualizados para las mujeres: ¬ęEl √ļltimo hombre en pie¬Ľ pinta un retrato de la cultura callejera que estalla en las salas de juntas y los estudios de grabaci√≥n. Lo hace a trav√©s de una serie de entrevistas con personas que supuestamente han estado all√≠. As√≠ que una cantidad asombrosa de ¬ęEl √ļltimo hombre en pie¬Ľ implica escuchar historias sobre la propensi√≥n de Knight a la violencia o c√≥mo Tupac cambi√≥ despu√©s de pasar el tiempo. Sabemos todo esto. Es casi como si Broomfield se hubiera propuesto encontrar a las personas de la empresa que nunca han tenido una entrevista de salida y nunca se han preguntado si tienen algo nuevo que decir.

A√ļn m√°s problem√°tico, Broomfield no logra mantenerse concentrado. Encaja en escenas y entrevistas, lo que no es nuevo para √©l, pero crea aqu√≠ la sensaci√≥n de un cineasta que intenta dar forma a la pel√≠cula mientras lo hace. Decir que ‚ÄúLast Man Standing‚ÄĚ carece de enfoque ser√≠a quedarse corto. Salta constantemente de la cultura de las pandillas al impacto musical y las conexiones personales con las teor√≠as de la muerte de Shakur y Biggie, incluso incorporando algunas entrevistas de ¬ęEl √ļltimo hombre en pie¬Ľ para volver a enfatizar sus puntos. Una cosa ser√≠a si la mayor parte de ¬ęLast Man Standing¬Ľ se sintiera como si estuviera mejorando esas viejas im√°genes o present√°ndolas bajo una nueva luz. No lo es.

Deja un comentario