Que de Series Peliculas Una fábrica de pan, parte 2: Camina conmigo un rato Revisión de la película (2018)

Una fábrica de pan, parte 2: Camina conmigo un rato Revisión de la película (2018)

La Parte 2 salta de una escena de la Parte 1 donde una estrella de cine visitante llamada Trooper James (Chris Conroy), un actor de moda Brad Pitt / Matthew McConaughey, coquetea con una mujer local en un restaurante. Derrama algo en su camisa, luego se la quita casualmente y mira con iron√≠a a la c√°mara al final de la escena mientras los clientes se dan la vuelta y fingen que no lo estaban mirando. Es un movimiento descarado de Ferris Bueller o Bugs Bunny en una pel√≠cula que de otra manera nos hace sentir como una mosca en la pared, mirando a personas que no saben que estamos aqu√≠. Con eso en mente, la segunda parte nos brinda m√°s escenas de actuaci√≥n en una sala donde vemos a la gente actuar en producciones teatrales. Tiene n√ļmeros musicales representados con el esp√≠ritu de una pel√≠cula musical ¬ęcotidiana¬Ľ, de esas en las que la gente com√ļn se pone a cantar y bailar en lugares reales. Y hay escenas en las que las personas se comportan como si estuvieran en una obra de teatro o en un musical aunque est√©n en el mundo, en la ¬ęrealidad¬Ľ.

El escenario, una vez m√°s, es Checkford, Nueva York. La ciudad tiene dos centros art√≠sticos. Una es una instalaci√≥n de 40 a√Īos construida en una f√°brica de pan reconvertida y dirigida por un matrimonio veterano (Tyne Daly y Elisabeth Henry). El otro es un lugar m√°s nuevo al otro lado de la ciudad que est√° mejor financiado y m√°s conectado con un arte mucho m√°s suave y menos profundo; est√° dirigido por un par de artistas de performance hipster llamados May Ray (Janet Hsieh y George Young) y su administrador Karl (Trevor St. John). La historia contin√ļa donde lo dej√≥ la primera parte, con Bread Factory evitando por poco el cierre despu√©s de que la junta escolar coquete√≥ con recortar su beca educativa y d√°rsela a May Ray. Resulta que nuestra intr√©pida pandilla de artistas, actores, educadores y patrocinadores leales a√ļn no han salido de peligro. Hay m√°s escenas que representan la lucha continua del centro para sobrevivir y mantenerse relevante, as√≠ como la continuaci√≥n de una trama secundaria sobre la desaparici√≥n repentina del editor del peri√≥dico local Jan (Glynnis O’Connor), dejando atr√°s su historia. A un joven y talentoso pasante, Max ( Zachary Sale) que se rebela violentamente contra su padre infiel y autoimplicado (James Marsters).

Lo más sorprendente y empoderador de la segunda parte es cómo toma una de las ideas centrales de la primera parte: la capacidad del arte nos ayuda a comprender y expresarnos en los días de la vida de todos, y exteriorizarla, de modo que la creatividad que de otro modo podría haber sido confinado a los escenarios de los centros de arte irrumpe en el mundo exterior.

Un cuarteto de personajes que trabajan para una agencia inmobiliaria local se presentan en la oficina de Dorothea (Daly), cofundadora y patrocinadora de The Bread Factory, y cantan ansiosamente por dejar de pelear para vender un granero en su propiedad que actualmente est√° Por supuesto sol√≠a construir decorados y viajar por el mundo con su compa√Īera Greta (Elisabeth Henry), Isabelle Huppert de Checkford. Un autob√ļs lleno de turistas desembarca frente a The Bread Factory y deambula por la ciudad, tom√°ndose selfies mientras es dirigido por un gu√≠a tur√≠stico que los obsequiar√° con ¬ęhechos¬Ľ absurdos (¬ęEste es el lugar / Donde se invent√≥ Dios / Donde Ad√°n y ¬°Eve sali√≥ / el uno al otro! ¬ę) El due√Īo de un restaurante local est√° sentado en su mesa, hablando en grupo y envi√°ndose mensajes de texto a s√≠ mismos, y de repente un joven comienza a hacer un baile de tap de rutina sincronizado con los movimientos de sus dedos mientras golpea su tel√©fono.

Deja un comentario

Related Post