Que de Series Peliculas Bienvenidos a la rese√Īa de la pel√≠cula Rileys (2010)

Bienvenidos a la rese√Īa de la pel√≠cula Rileys (2010)

Doug va a Nueva Orleans para una convenci√≥n, est√° deprimido, deambula por un bar de desnudistas y se encuentra sin el deseo de recibir una dura venta de Mallory (Kristen Stewart). No quiere sexo. Quiere hablar. Ella piensa que est√° loco. Est√° agotada y herida, hostil y vulnerable. √Čl la lleva a casa y termina arreglando su plomer√≠a, limpiando su casa de escopeta de mierda y ofreci√©ndole $ 100 al d√≠a para que deje de aguantar.

Creemos que podemos ver a dónde nos llevará esto. Aquí no es a donde conduce. El guión de Ken Hixon evita deliberadamente la mayor parte del diálogo obligatorio en una situación como esta y nos arroja algunas curvas. Una de las sorpresas se refiere a Lois. Atascado en una profunda depresión, Doug de repente decide vender su negocio y quedarse en Nueva Orleans. Cuando le informa a Lois, ella encuentra el valor para dejar su casa y viajar a Nueva Orleans.

Ahora observe c√≥mo reacciona ante la realidad de la relaci√≥n de su esposo con Mallory. Implica buena escritura y buena actuaci√≥n. Lois es una adulta. Ella no est√° celosa; ella est√° m√°s preocupada de que √©l est√© enojado. No est√° a la defensiva; tiene los pies en la tierra. Ella es Mallory, ella es una fugitiva de 16 a√Īos, √©l la ayuda, ella no quiere ayuda. Es as√≠.

Es un alivio evitar los clich√©s habituales aqu√≠ y ver c√≥mo Leo canaliza el instinto maternal de una mujer de manera tan convincente. Tambi√©n es bueno ver c√≥mo el director Jake Scott usa las presencias f√≠sicas de sus actores elegidos. Stewart aqu√≠ est√° lejos de la perfecci√≥n de porcelana de las pel√≠culas de ¬ęCrep√ļsculo¬Ľ, y es un alivio ver que, despu√©s de todo, es f√≠sicamente posible que un adolescente tenga problemas de complexi√≥n en una pel√≠cula. Leo est√° agotado por la p√©rdida y la preocupaci√≥n, pero es inteligente y amable.

Y mira lo que est√° haciendo Gandolfini. Es una monta√Īa de hombres, pero gentil, no amenazante. En t√©rminos de lenguaje corporal, establece su personaje en una escena en la que se mete en la cama con su esposa, el colch√≥n se hunde y √©l se hunde en la almohada y se ve c√≥modo. Cuando fuma, sus enormes manos eclipsan su cigarrillo. (Hay un ajuste sutil: usa cigarrillos regulares, no de tama√Īo s√ļper grande, porque hacen que sus enormes manos parezcan a√ļn m√°s grandes).

Inmediatamente me llam√≥ la atenci√≥n la asombrosa precisi√≥n de su acento central de Indiana. Crec√≠ en el norte de Illinois escuchando a hombres hablar como √©l. Una especie de subestimaci√≥n firme y concisa, en una nota f√°ctica plana. Podr√≠a cerrar los ojos e imaginar a un viejo amigo en particular. Al conectarme en l√≠nea, descubr√≠ que los cr√≠ticos costeros como grupo pensaron que estaba usando un acento sure√Īo, ¬ępor alguna raz√≥n¬Ľ. Nunca han estado en el Medio Oeste y quiz√°s nunca hayan estado en el Sur. Todos les hablamos de la misma manera. Gandolfini tiene un √©nfasis en, y definitivamente no es el que hemos escuchado de √©l antes.

Deja un comentario