Rese√Īa de la pel√≠cula The Blazing World (2021)

¬ęThe Blazing World¬Ľ se basa s√≥lo vagamente en el libro del mismo t√≠tulo de Margaret Cavendish. La idea principal del libro, que hay un mundo m√°s all√° del nuestro, proporciona el punto de partida para lo que suceder√° a continuaci√≥n. En esta nueva dimensi√≥n, Margaret debe completar tareas antes de poder llegar a su hermana. Los desaf√≠os la enfrentan cara a cara con fant√°sticas versiones de sus padres y fant√°sticas interpretaciones de sus problemas. El reino de la fantas√≠a inquietante se vuelve menos un lugar de esperanza para un futuro con su hermana, pero m√°s un lugar para que Margaret lidie con el trauma de sus padres.

Sin embargo, Young, quien coescribi√≥ el gui√≥n con Pierce Brown, no logra superar este concepto b√°sico y, en cambio, llena el tiempo con tomas que parecen autoindulgentes. Hay momentos en que la c√°mara se demora en ella mientras llora, pelea o tiene una rabieta que comienza a volverse un poco tonta a medida que las tomas se hacen m√°s largas. Su objetivo es darle tiempo para brillar, pero la actuaci√≥n de Young se queda corta. Kier ofrece una interpretaci√≥n original de Goblin King como Lained, pero ni siquiera eso es suficiente para redimir la pel√≠cula. Los efectos CGI baratos, los flashes extra√Īos de los monstruos y los primeros planos aleatorios debilitan a√ļn m√°s la pel√≠cula. La cinematograf√≠a con infusi√≥n de ne√≥n de Shane F. Kelly y el dise√Īo de producci√≥n de Rodney Becker no pueden distraer la atenci√≥n de la cacofon√≠a en pantalla, que incluye los sonidos del productor musical y esposo m√ļsico de Young, Isom Innis.

La ilusi√≥n de la pel√≠cula comienza a desmoronarse cuando uno imagina otro mundo, pero hay se√Īales de advertencia de sus primeras escenas. Es una racha indulgente que realmente se toma su tiempo para prepararse para la tragedia, un poco como el esp√≠ritu del ¬ęAnticristo¬Ľ de Lars von Trier, pero con un ritmo y una puesta en escena deficientes. Hay otras pistas visuales de pel√≠culas como ‚ÄúEl resplandor‚ÄĚ de Stanley Kubrick, como cuando el agua fluye como sangre de los ascensores de los hoteles, y ‚ÄúEl laberinto del fauno‚ÄĚ de Guillermo del Toro, en El monstruo que parpadea en la pantalla m√°s que a veces. Pero ‚ÄúThe Blazing World‚ÄĚ tambi√©n tiene mucho en com√ļn con las mencionadas ‚ÄúAlicia en el pa√≠s de las maravillas‚ÄĚ y ‚ÄúLaberinto‚ÄĚ. Cada una de ellas son ni√Īas o adolescentes curiosas que se encuentran en un mundo diferente al de ellos, a veces usando la fantas√≠a para escapar del fr√≠o dominio de la realidad. Pero estas influencias contienen un elemento de asombro con los ojos abiertos que falta en ¬ęThe Blazing World¬Ľ. Se trata menos de curiosidad y misterio que de la dura realidad a la que se enfrenta Margaret.

‚ÄúThe Blazing World‚ÄĚ es narrativa y visualmente breve, y no se basa lo suficiente en sus posibilidades estil√≠sticas como para dejar una impresi√≥n despu√©s de sus cr√©ditos iniciales. Es una fantas√≠a para la terapia, y no hay romance ni alegr√≠a en imaginar un mundo mejor.

En exhibición en los cines y disponible en VOD.

Deja un comentario