Que de Series Peliculas Sociedad de poetas muertos (1989) rese√Īa de la pel√≠cula

Sociedad de poetas muertos (1989) rese√Īa de la pel√≠cula

Otros elementos de la pel√≠cula tambi√©n parecen haber sido elegidos por su lugar en el rompecabezas artificial. A un romance adolescente entre uno de los estudiantes de Welton y una chica local se le da tan poco tiempo de pantalla, de manera tan arbitraria, que parece una distracci√≥n. Y me mov√≠ entre las reuniones de la ¬ęSociedad de poetas muertos¬Ľ, un grupo de estudiantes conscientemente bohemios que celebran reuniones secretas en la oscuridad de la noche en una cueva cerca del campus.

La empresa fue fundada por Keating cuando era estudiante, pero en su forma reencarnada nunca genera ning√ļn sentido de misterio, rebeld√≠a o atrevimiento. Las reuniones de la compa√Ī√≠a han estado mal escritas y carecen de forma dram√°tica, con una l√≠nea de baile al ritmo de ‚ÄúEl Congo‚ÄĚ de Lindsay y varios intentos de impresionar a las chicas con versos de poes√≠a al azar. La pel√≠cula est√° ambientada en 1959, pero ninguno de estos supuestos bohemios ha o√≠do hablar de Kerouac, Ginsberg o incluso del movimiento Beatnik.

Una escena en particular indica la distancia entre los instintos manipuladores de la pel√≠cula y lo que dice ser. Cuando Keating es castigado por la administraci√≥n de la escuela (lo que lo convierte en el chivo expiatorio del suicidio de su estudiante), uno de los estudiantes act√ļa como un pinz√≥n y les dice a los viejos nebulosos lo que quieren escuchar. M√°s tarde, cuando se enfrenta a sus compa√Īeros, pronuncia un discurso de odio en el que no hay palabras plausibles, excepto como un torpe intento de proporcionarle un di√°logo malvado. Luego, uno de los otros chicos lo golpea en la mand√≠bula, con un gran aplauso del p√ļblico. Toda la escena es totalmente falsa y solo parece existir para que la violencia pueda resolver una situaci√≥n que el gui√≥n no querr√≠a manejar de otra manera.

¬ęDead Poets Society¬Ľ no es la peor de las innumerables pel√≠culas recientes sobre ni√Īos buenos y ancianos mandones y tercos. Sin embargo, puede ser el m√°s descarado en su intento de dirigirse a un p√ļblico adolescente. La pel√≠cula est√° llena de elogios por las cualidades y valores a los que, bas√°ndose en el propio gui√≥n, est√° felizmente dispuesta a renunciar. Si quieres evocar a Henry David Thoreau como el santo patr√≥n de tu pel√≠cula, entonces ser√° mejor que hagas una pel√≠cula que √©l hubiera admirado. Aqu√≠ est√° una de mis citas favoritas de Walden de Thoreau, que recomiendo a los escritores de esta pel√≠cula para un estudio serio: ¬ę… En lugar de estudiar c√≥mo hacer que la compra de mis canastas valga la pena para los hombres, estudi√© c√≥mo evitar la Necesito venderlos. ¬ęPi√©nsalo.

Deja un comentario